Desde el pasado sábado y hasta dentro de dos meses, toda comunidad de vecinos o propietario que quiera solicitar las ayudas que el Ayuntamiento de Zaragoza pone a disposición de los ciudadanos, puede hacerlo.

Además este año, contamos en Zaragoza con más dinero para mejorar la eficiencia energética de nuestras viviendas, y con más medidas que nunca para quiénes en peores situaciones socioeconómicas están. Y no solo son para la mayor eficiencia energética, también lo son para mejorar la accesibilidad. En 2015 fueron  de 700.000 euros y este año como comentamos, se multiplican en 2.5 veces.

Y contamos con 21.5 veces más de dinero para estas ayudas de rehabilitación energética que en el año pasado, alcanzando esta vez los 1.816.819, 27 euros. Las solicitudes deben presentarse en la Unidad de Información y Atención al Ciudadano (UIAC) de la sociedad municipal Zaragoza Vivienda, SAU, ubicada en la calle San Pablo nº 48, en horario de 9.00 a 17.00 horas de lunes a jueves, y de 9.00 a 14.00 los viernes, y es allí donde solicitar la documentación pertinente para acogerse a estas ayudas del Ayuntamiento de Zaragoza.

Tres son las líneas de actuación que cubren estas ayudas a la rehabilitación energética y la accesibilidad:

- Acciones encaminadas a la mejora de la eficiencia energética, incluyendo la opción de añadir también la supresión de barreras arquitectónicas (instalación de ascensores o rampas, por ejemplo) y de esta manera, mejorar la accesibilidad de las viviendas de Zaragoza. Para esta partida se destinan 1.266.819,77 euros para edificios de más de 45 años, teniendo prioridad los edificios que se encuentren en conjuntos urbanos, los denominados anteriormente grupos sindicales, y para áreas de rehabilitación integral en el centro histórico. Se tienen en cuenta los recursos económicos de los solicitantes

- Acciones para atenuar situaciones graves de conservación, accesibilidad y pobreza energética, para lo cual se destinan 500.00 euros. Antes de esta medida, no había ninguna para familias que viven en zonas cuya edificación es realmente carente de habitabilidad. Estos colectivos vulnerables pueden ahora acogerse a las ayudas a la rehabilitación energética. Están en concreto dirigidas a personas físicas que tengan una vivienda en propiedad, sea su domicilio habitual y los ingresos totales por unidad familiar no superen 2.5 veces el IPREM, o para Comunidades de Propietarios en los que al menos el 60% de los propietarios habiten de forma permanente y regular, y sus ingresos también sean 2.5 veces menores que el IPREM.

- Subvenciones puntuales para unidades familiares en situación de vulnerabilidad, para asegurar la viabilidad económica de acciones innovadoras de rehabilitación, como aprovechar las plantas bajas, redensificar mediante aumentos en altura, conformación de cooperativas para la rehabilitación, etc. Esta partida es de 50.000 euros. Se pretende que si hay obras relacionadas con la eficiencia energética y hay vecinos que no pueden pagarlas, estas obras no se paralicen.